Finalizaba el mes de julio del 2015 y con él el Tour de Francia llegaba al Valle de la Maurienne en el corazón de los AlpesFranceses. Desde el fondo de ese corteentre montañas imponentes se pueden contemplar subiendo por cada una de sus laderas los Ascensos más Míticos de la competición reina del Ciclismo.Dani Pablo JoserraHasta allí, con la ilusión de conquistar cada una de esas paredes de asfalto grabadas entre roca y bosques llegaron diez bicicletas que soñaban con ser retratadas en el punto más alto de cada uno de los Puertos de Categoría Especial que les esperaban.

El Col du Mollard fue el primero en ser disfrutado y después se sucedieron la Croix de Fer (desde la Maurienne), le Mollard, Alpe d’Huez, la Croix de Fer (desde Bourg d’Osain), Télégraphe, Galibier, la Toussuire y la Madeleine.

En cada cima diez fotos, una por bicicleta. En cada cima sueños convertidos en realidad de cada una de las almas que pedaleaban sobre ellas.

Texto: José Ramón Callén Rodríguez.

Anuncios